VOLUNTARIO EN EL EXTRANJERO

El trabajo voluntario en el extranjero requiere de un grado de compromiso mayor que las actividades locales, pues el trabajador voluntario se debe abocar a la tarea cabalmente en ámbitos que le son desconocidos y comúnmente en un ambiente de situaciones sociales especiales. En la actividad voluntaria en el extranjero se desarrollan variadas actividades que contemplan acciones en diferentes campos que van desde la colaboración educativa y distintos tipos de asistencias sociales hasta las tareas voluntarias directamente vinculadas a situaciones de emergencias.

En la actividad voluntaria en el extranjero se destacan tres grandes participantes: el voluntario mismo como elemento aglutinador del entorno, la organización que envía a ese voluntario con plena responsabilidad, y por último la organización receptora que es la que domina la perspectiva en cuanto a cuáles son exactamente las insuficiencias desde el punto de vista social o ambiental que se deben atender.

Voluntariado en Ghana

Estancias de Voluntario en el Extranjero

Generalmente las estancias  de voluntariado o permanencias en los voluntariados se extienden desde los 10 días hasta el mes y en ese corto período de tiempo el voluntario en el extranjero realiza acciones y tareas de aplicación social y cultural que enfocan directamente al grupo humano implicado.

El trabajo está distribuido aproximadamente en veinte horas semanales y todo el personal voluntario en el extranjero puede disponer de sus propias horas libres para el desarrollo de actividades personales que, generalmente y por propia decisión del voluntario, están íntimamente vinculadas al concepto del voluntariado y están enfocadas al perfeccionamiento de las relaciones sociales que se mantienen con el grupo o grupos beneficiarios de la ayuda. Es destacable esta dedicación del voluntario en el extranjero, que es quien hace posible que la ayuda de las organizaciones no lucrativas se ponga en marcha en forma efectiva, siendo hoy por hoy considerado el trabajo voluntario en el extranjero como una ayuda esencial para solucionar situaciones problemáticas.

En el país de destino se realizan reuniones periódicas que coordinan los esfuerzos y aplican con precisión las diferentes aptitudes de los voluntarios presentes tomando en cuenta las capacidades y conocimientos que disponen cada uno de aquellos que están abocados a la tarea concreta.

El voluntario en el extranjero que participa en estas actividades se ve beneficiado por ampliar sus conocimientos, así como de tener una experiencia sumamente enriquecedora. Ser voluntario en el extranjero ha cambiado la vida de muchas personas que brindan su ayuda desinteresada, así como de los beneficiarios o las comunidades favorecidas con la ayuda humanitaria.