Voluntaria del mes: Ana

Voluntaria del mes: Ana

Inauguramos una nueva sección. Si has realizado un voluntariado con nosotros te animamos a que nos cuentes tu experiencia. Cada mes queremos destacar una. En esta ocasión es Ana nuestra voluntaria del mes.  Pero la próxima … ¿Porqué no la tuya? ¡Cuéntanosla!

Mamá, me voy para Kenia a ayudar en un Orfanato

La historia de nuestra voluntaria del mes a quién le ha cambiado la vida, puede ser una historia similar a la de muchos de nosotros, quiénes amamos la idea de ir por el mundo ayudando a otros; o puede ser una historia inusual. Lo que sabemos es que Ana ha inspirado a muchas personas de su localidad española, con su acto de amor y altruismo.

 Como empieza esta historia

 Ana nunca había viajado sola, el tema de estar en un aeropuerto, pasar horas dentro de un avión, encontrar una dirección e ir a un sitio totalmente desconocido le movió el corazón. Sin duda, el año 2018 le trajo el coraje para tomar decisiones que cambiarían su vida por completo. Ella no lo pensó tanto; un día sintió que una tierra ajena la llamaba internamente, luego buscó en Google, nos encontró y nosotros le dimos opciones en 3 continentes para que tomara su decisión.

Es así como ella sintió que Kenya era el sitio al que tenía que ir.

 Mamá, me voy para Kenia

Después de haber comprado su vuelo a África y haber concretado con el equipo de Voluntarios en el Mundo, Ana anunció su viaje a su familia. Su madre Reaccionó con tono de sorpresa y de inmediato le apoyó, mencionando que estaba un poco loca con su viaje espontáneo en África.

Para todos era una novedad. Ana nunca había viajado sola. Sin embargo, a pesar de eso, Ana siempre había querido explorar más allá de su localidad en España. Ella quería vivir una aventura, pero no solo como turista; dentro de sus sueños, ir a hacer un voluntariado era lo que le causaba más curiosidad y lo que le movía más el corazón.

 Hello Kenia

 Al inicio de este año, nuestra voluntaria del mes Ana preparó su maleta de 30 kilos, con ropa y donaciones que había recolectado en su pueblo, para llevar a este orfanato. En cuanto a ella, viajó con una pequeña bolsa con sus pertenencias básicas; ella sabía que la prioridad eran  las personas en África que la estaban esperando. Y así, con mucha valentía y fuerza emocional voló a Kenia.

Después de varias horas de viaje, Ana llegó a la ONG/Orfanato y de inmediato percibió la situación compleja en la que viven los niños. La calidad de vida es pobre, es totalmente diferente a lo que vivimos en Europa. Es por eso, que desde la primera semana que Ana llegó a esta ONG empezó a recolectar donaciones desde España para así poder ayudar a estos niños.

Estos niños del Orfanato de Kenia no tienen acceso a educación, buena calidad de comida e incluso, no tienen acceso a amor. Los niños están prácticamente abandonados y es por eso, que la visita de los voluntarios es una luz para estos niños.

Después de 2 semanas de voluntariado, Ana Contribuyó de forma positiva en la vida de los niños. Desde su primera semana en misión, los niños recibían su cariño, soporte e incluso comida más rica y saludable.

Ana y los niños se conectaron de una forma totalmente conmovedora. Se conectaron de tal forma que estos niños cambiaron la vida de ella, quién ahora quiere tener su propio orfanato e hizo de esta situación, una forma para conectar vidas. Ahora hay personas en España que se están enterando de su misión y le apoyan con su causa. Ahora estos niños dejaron de ser olvidados, a ser la esperanza de muchos de nosotros.

Nunca es un adiós

Después de ayudar en el Orfanato y volar de nuevo a España, llena de amor, inspiración y demás sentimientos de bondad, Ana quiere volver a esta ONG y seguir contribuyendo al cambio de la vida de estos niños. Sin duda, ella se convirtió en un hada madrina para ellos y es por eso, que cada día desde su ausencia, Ana se encarga de que estos niños tengan comida y atenciones. Es así como las personas de su pueblo y personas generosas en internet se han motivado a donar para esta misión que no tuvo fin.

 Sin duda, Ana es nuestra voluntaria del mes. Fue a la Misión en Kenia y además de ser voluntaria, transformó su experiencia en algo más significativo. Ella decidió conectar personas para que estos niños sientan que en algún lugar en el mundo, España, hay personas que los piensan y los quieren ayudar.

Ella nos mencionó lo feliz que se siente ahora. Lo asombrada que esta al ver que su vida tiene más sentido y lo agradecida que está por todas las personas en su pueblo que le han ayudado a recolectar donaciones para ayudar a mejorar la vida de estos niños.

Es por eso, que queremos felicitar a Ana y compartir su historia. Para ver si alguien allá afuera se anima a donar para la alimentación de estos niños del Orfanato en Kenia, que sin duda necesitan de nuestra ayuda lo mas pronto posible. ¿Quieres ser nuestro voluntario o nuestra voluntaria del mes? ¡Te esperamos!

Ana. Nuestra voluntaria del mes. ¡Nunca es adios!

Ana - Voluntaria del mes

Deja una respuesta