Sandra

Allí todo el mundo me habría la puerta de su casa, me hicieron sentir como uno más de ellos. Desde el primer día que empecé a trabajar como voluntaria en el hospital, tanto médicos como enfermeras me acogieron muy bien. Me llevaban luego con sus familias y hacían todo lo posible para que no me sintiera sola.

Deja una respuesta