voluntariosporelmundo

Nombre(*):

Email(*):

Elije programa voluntariado(*):

Mensaje:

desarrollo personal

Desarrollo personal: 3 enseñanzas de vida tras un voluntariado

Además de apoyar y cuidar del bienestar de nuestros voluntarios, en los proyectos con las ONGs en Asia, Africa y Sur América; también, hemos tenido la oportunidad de conocer sus valiosas historias de viaje que han contribuido a su desarrollo personal.

3 claves para tu desarrollo personal

Es por eso, que hoy, nos hemos inspirado en todas esas vivencias, para hacer un compilado de las 3 enseñanzas de vida más significativas, que los Voluntarios han aprendido en cada uno de nuestros Proyectos por el mundo.

1. El secreto de la felicidad radica en el altruismo

Muchos de nosotros estamos en búsqueda de ese -sentimiento de felicidad y plenitud. Sin embargo, aún no sabemos cómo adoptarlo en nuestras vidas de forma constante. Y esto se debe,  a que la mayor parte de la población entiende por “felicidad” a una sensación o placer pasajero, como el sabor de un helado o un baño de agua tibia. Sin embargo, ese “placer momentáneo” tiende a desaparecer después de unos minutos, dejándonos con un deseo de querer más.Para lograr el primer paso, en esta fase de desarrollo personal; filósofos como Alan Watts o sabios como Buda, señalan que el altruismo o el arte de ayudar a otros sin esperar nada a cambio, -es el secreto de la Felicidad. Una felicidad que es constante y profunda.Es decir, que si desarrollamos  la capacidad de dar sin esperar nada cambio, nuestra visión al mundo y hacía los seres que amamos cambiará, y ahí es cuando el Universo nos sorprende con experiencias que llenan el alma.Por ejemplo, muchos de nuestros voluntarios nos han dicho, que después de haber ayudado en Orfanatos con niños. Sus vidas les han cambiado inmensamente. Todo el esfuerzo que han hecho al contribuir, a mejorar las condiciones de sus vidas, se ve recompensado con las sonrisas de estos niños y abrazos de agradecimiento.

2. No estar atados a cosas materiales

Cuando vamos de voluntarios en el mundo, también vamos con una maleta liviana a otro Continente. Ese primer paso, nos enseña a desatarnos de las cosas materiales, y a comprender que nuestra felicidad o capacidad de sentirnos libres, no depende de ellas.
Por ejemplo, una de nuestras voluntarias nos comentaba que después de hacer su voluntariado en Kenya, decidió adoptar una vida más minimalista y también, más contemplativa en la que ahora tiene la habilidad de apreciar y disfrutar de los pequeños y simples detalles de la vida.

3. Mejora la relación consigo mismo

Salir de la zona de confort, es una gran oportunidad para construir o mejorar la relación que uno tiene consigo mismo. Al hacer un voluntariado y/o al tomar la decisión de ir por el mundo ayudando a otros, nos permite entender que nosotros deberíamos ser nuestros mejores amigos y así amarnos para poder ofrecer experiencias positivas a otros seres.
Pasaremos horas en un avión o en un tren, compartiendo con personas de otras culturas y abriendo nuestra mente a nuevas experiencias y aprendizajes. 
Este tipo de oportunidades nos permite conocernos a fondo y también, es la oportunidad perfecta para mejorar y ser la mejor versión de nosotros mismos.

En conclusión, viajar y ayudar es una experiencia que toda persona que se enfoca en su desarrollo personal, debería explorar. Así que como relató el poeta cubano José Martí  «Hay tres cosas que cada persona debería hacer durante su vida: plantar un árbol, tener un hijo y escribir un libro», también le agregaríamos -Hacer un voluntariado.

Comentarios

Deja una respuesta

dos × 3 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.